miércoles, 5 de noviembre de 2008

Funes felicita a Obama

Spot de felicitaciones de parte de Mauricio Funes y el FMLN a Barack Obama por el triunfo en las elecciones estadounidenses.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

FMLN HIPOCRITA.

Queman banderas gringas celebrando el ataque del 9-11, cuando los cadaveres de los salvadorenos que murieron en las torres y los aviones aun estaban humeando y desaparecidos y ahora tienen anuncios con el HIMNO DE LOS EUA......

Hipocritas.

Para eso son buenos, vamos a ver cuanto les dura la hipocresia actual.

Anónimo dijo...

Cuando en las protestas se queman banderas, no es por el pueblo norteamericano, es por el gobierno (principalmente republicano) y su visión de imperio.

Te falta documentarte para que entendás eso. Personalmente no lo apruebo pero he llegado a entender el contexto no solo la acción.

Chambita hernandez dijo...

el partido hermano de los republicanos es ARENA, asi lo dijeron los gringos hace unos meses, les gusta hacer la guerra y principalmente es el de los ricos y de los mas pobres que en su ignorancia alienada se quieren parecer a los que no les falta nada.

Anónimo dijo...

Que queres decir?, que el FMLN es el partido hermano del FMLN jajajajaja, por favor, y cuando las banderas las han quemado estando Democretas (Clinton) y Bush ( Republicanos). Ademas las diferencias estre Democrastas y Republicanos en el trato con los gobiernos no han variado mucho. No vengan ahora queriendo decir que que son como los democratas, no nos engañemos que el FMLN lo que ritica es el imperialismo yankee q ha estado tanto con democratas como con Republicanos.

Chambita hernandez dijo...

para el anonimo:
representantes republicanos que nos visitarón hace dos meses dijeron que el partido hermano de los republicanos es ARENA.
En que parte se dice que los del partido democrata son hermanos del FMLN, tienen algunas similitudes como el luchar por el mas pobre y otros puntos mas.
alguien quemo una bandera de los EUA y hay tontos que dicen que fue todo el FMLN y lo recordarán aunque hayan pasado muchos años.

El Narizón dijo...

Para que aprendan los efemelenistas burros:

Obama, sin paralelo
Martes, 04 de Noviembre de 2008
Gana Obama. Eso espero, con raro entusiasmo, porque rara vez me entusiasman los lìderespolìticos. Eso esperan millones de personas en Estados Unidos y en todo el planeta. A tal expectativa se le puede llamar con propiedad esperanza, a diferencia de otras esperanzas mucho màs dudosas o endebles.
No faltarán en El Salvador los que hagan comparaciones o postulen semejanzas políticas a nivel de procesos, de liderazgos o de resultados entre dos latitudes que, en realidad, son incomparables. Algunas serán razonables, otras serán ignorantes, oportunistas, mecánicas, fáciles y falsas. Algunas serán sociológicas, otras simplemente electorales.

La primera comparación, la más fácil de todas, podrìa equiparar a la derecha salvadoreña con el partido republicano y a la izquierda criolla con el partido demòcrata de los Estados Unidos. Esta serìa una verdad a medias, por el lado de las identificaciones subjetivas de los dirigentes partidarios de El Salvador con sus homólogos estadounidenses. Y serìa una “verdad” impresentable por el lado de sus respectivos nutrientes ideológicos.

Casi todos los areneros que conozco se han identificado siempre con los candidatos, gobernantes y congresistas republicanos, pero casi todos los dirigentes del Frente han pensado siempre que los demócratas son la misma mica con distinta cola. La identificación subjetiva queda, entonces, a medias, al menos como verdad histórica. A ver si ahora, de pronto, no resulta que los amigos del FMLN son convencidos y apasionados “demócratas” de toda la vida.

Conozco, respeto y estimo a muchos dirigentes del Frente, sobre todo a los que provienen de las FPL. Y no dudo de la consistencia de su pensamiento, porque rara vez han caído en posiciones oportunistas en su ya muy larga y compleja trayectoria polìtica, pero no serìa extraño que en la blogosfera más colorada y en otros ámbitos de militancia ignorante y fanàtica comenzaran a proliferar los planteamientos de similitud entre el éxito político de Obama y la victoria electoral de Funes, que dan por segura sin el menor espacio a consideraciones que la pongan en duda.

En cuanto se refiere a la identidad o semejanza de nutrientes filosóficos y posicionamientos polìticos, mejor ni hablar. Se podrìan argumentar, con dificultades, algunas coincidencias entre la derecha salvadoreña y el partido republicano, pero de ninguna manera entre el FMLN y el partido demócrata.

Obama no representa la izquierda o el socialismo en Estados Unidos. Este es un invento de los ultraconservadores republicanos. Un engendro tìpico de campaña sucia. Y mal harìan los seguidores de Funes en comprar esta patraña mediàtica para llevar agua a su molino. Obama es un liberal. Moderado, por cierto. En categorías polìticas estadounidenses, si Obama fuera de izquierda, no tendrìa la menor posibilidad de ganar la elección. Más aún, si no representara una corriente liberal muy moderada y prudente, no habrìa ganado ni la nominación de su partido.

Otra comparación fácil es la que atribuye, de manera mecánica, el posible triunfo de Obama al deterioro del actual partido de gobierno y a la crisis económica. Puesta en clave salvadoreña, tal apreciación responde a la evidente intención de asegurar que lo mismo ocurrirá en nuestro país.

Pero esta apreciación también es inválida. A Obama le han examinado con lupa sus propuestas para salir de la crisis, sobre todo en lo que se refiere a impuestos, gasto público y regulaciones del sistema financiero. Si esas propuestas no hubieran sido sensatas y viables, no estaría en capacidad de ganar la elección, por muy desgastados que estuvieran el presidente Bush y el partido republicano.

Finalmente, la comparación del carisma y el liderazgo de Obama con el desempeño de cualquier candidato salvadoreño es simplemente insostenible, por no decir patética. Sin quitarle sus mèritos a nuestros polìticos, hay que decir que Obama es un verdadero “fenómeno”, al menos desde el punto de vista de su extraordinaria inteligencia y capacidad de comunicación. Y hay que decirlo, por cierto, con prudencia, para limar expectativas y evitar decepciones, porque el culto a la personalidad o la idealización de las figuras políticas siempre termina en graves distorsiones psicosociales.

En resumidas cuentas, creo que gana Obama y que la izquierda salvadoreña no debiera hacer el ridìculo estableciendo semejanzas y premoniciones infundadas. Pero si no gana, la derecha salvadoreña tampoco debe hacer el ridìculo celebrando la derrota de la izquierda en Estados Unidos.