sábado, 21 de junio de 2008

El Diablo de Hoy


Se llama de hoy, pero solo presenta noticias de "ayer" y deformadas con el objetivo de desinformar.

Los periódicos son precisamente la mejor muestra de la miseria intelectual y espiritual de este pueblo, basta hojear los dos diarios de la mañana para entender en qué país estamos, para entender la miseria intelectual y espiritual de quienes hacen esos periódicos y de quienes compran esos periódicos, para comprender que son periódicos que no están hechos para ser leídos sino para ser hojeados, porque a nadie le interesa leer en este país y porque en los periódicos no hay gente que sea capaz de escribir artículos para ser leídos, en realidad no se trata de periódicos en el estricto sentido de la palabra, ninguna persona con una instrucción mínima llamaría periódicos a esos catálagos de ofertas, a esos muestrarios de anuncios, por eso te digo que las personas no compran esos periódicos para leerlos sino para hojear los anuncios, para estar al tanto de las mejores ofertas.

Y nunca he visto editorialistas tan fanáticos, editorialistas tan rabiosos y obtusos, con tal miseria intelectual y espiritual como los de estos periódicos, para el editorialista de ese mugroso catálogo de ofertas el tiempo no ha transcurrido y el mundo no va más allá de sus obsesiones patológicas.

Un verdadero asco de periódicos si lo pensas bien, pero a la gente le gustan, este pueblo es tan bruto y abyecto que ése es el tipo de periódicos que le gustan, no hay nada que hacer, no te podés meter de redentor, más te vale no pensar que podés cambiar los gustos de esta gente a través de un periódico para ser leído, te aseguro que nadie lo comprará, sería la cosa más extraña en este país la existencia de un periódico para ser leído...

cultura moscardón

Esta es una cultura ágrafa, una cultura a la que se le niega la palabra escrita, una cultura sin ninguna vocación de registro o memoria histórica, sin ninguna percepción de pasado, una "cultura-moscardón" que choca cada dos segundos con el mismo cristal porque a los dos segundos ya olvidó la existencia de ese cristal, una miseria de cultura, una cultura que saltó del analfabetismo más atroz a embebecerse con la estupidez de la imagen televisiva, un salto mortal, esa cultura se saltó la palabra escrita..
Extracto de el libro "El Asco", Horacio Castellanos Moya, Editorial Arcoiris

3 comentarios:

JoeCoolSv dijo...

Es verdad esos periódicos pa lo único que sirven es para conocer las ofertas del día, de muchos establecimientos comerciales.

Es risible en la entrevista, de hace unas semanas, que le hicieron a Altamirano en TCS, cuando el tipo este se burlo de la cantidad de paginas del Granma y lo acusó de estar en contra de la "libertad" por el simple hecho de que no tenia una sola pagina destinada a publicidad.

La cita de el Asco que has utilizado, es bastante de acorde a nuestra realidad, conozco a muchas personas que no les gusta leer para nada y lo único que leen son las estupideces que hacen los artistas o cualquier otra nota amarillista.

Aunque en realidad no me gusta mucho ese libro, ya que aunque muestra una realidad de la cultura de nuestro país, en ningún momento hace una propuesta constructiva para superar esa crisis.

Anónimo dijo...

Exácto, Horacio Moya no es la mejor cita para criticar acertadamente la falta de cultura, ya que él ha sido un hombre sin escrupulos, burlón, con un estilo decadente, precisamente Horacio no tiene memoria historica ni aprecio por nada, pensó que podía lograr prestigio como revolucionario sin comprometerse, quería un nombre sin esfuerzo a puras criticas de bolo.
No Horacio no vale la pena, de lo único que sabe hablar es de sus resentimientos. Pero si es verdad que no somos un país de lectores, nos falta el gusto por la lectura, da mucha verguenza ver los programas populares de la televisión, son los más vulgares y de más bajo presupuesto,telenovelas,esos programas de concursos tan humillantes, series de asesinos, drogos, pura basura para un pueblo poco culto.

Anónimo dijo...

... por eso, no leo ni me aflijo de conseguir el diablo di hoy, p'qué ?, como dicen en mi pueblo, de nada sirve!

Atte,

Ciudadano Salvadoreño.