martes, 31 de marzo de 2009

Funes debe desterrar toda tolerancia con la corrupción

[www.lapagina.com.sv]

El ex diputado del FMLN, Dagoberto Gutiérrez, realiza un análisis de la situación política nacional e internacional en el marco de la llegada al gobierno, a partir del 1o de junio, del presidente electo, Mauricio Funes.

Dagoberto Gutiérrez considera que el presidente electo Mauricio Funes debe tener entre sus prioridades el ser intolerante con el flagelo de la corrupión, empezando en su círculo más cercano hasta llegar a lo más lejano. También es claro en afirmar que las pasadas elecciones fueron ganadas por el partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) pero recordó que eso no significa que el instituto político haya ganado el gobierno, "el gobierno lo ganó Mauricio Funes y será él quien debe gobernar".

El triunfo del FMLN también es visto en un contexto regional y en ese sentido vierte opinión sobre los modificación del mapa político en América Latina, sobre los gobiernos de izquierda en Suramérica y qué pasó con los movimientos revolucionarios que buscaban acceder al poder por medio de las armas. Asimismo analiza qué tanto terreno ha perdido la derecha política en América Latina, y en particular, en El Salvador, lo que a su juicio se dio debido al contexto internacional, al quedarse ARENA sin referentes políticos.

¿Con el triunfo del FMLN en El Salvador qué tanto se ha modificado el mapa político en América Latina?

En primer lugar, se modifica la política en El Salvador. Termina el período histórico. Se agota el período de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra políticamente. Continúa la postguerra y empieza el período histórico de la alternancia. Hoy, se trata por eso de convertir la alternancia en alternativa. Aparentemente, este resultado electoral se inscribe en la corriente opositora que va ocupando en América Latina las posiciones de gobierno. El gobierno que se instalará es el gobierno de Mauricio Funes. El FMLN ganó la votación pero no ganó el gobierno, y, aunque forma parte, en una primera mirada de esta corriente latinoamericana, siendo Centroamérica la parte más débil del continente, aún está pendiente saber si se trata de una modalidad correspondiente con (lo que sucede en) el continente o no.

¿Qué tipos de gobierno considera usted que son los que están gobernando en América Latina?

Bueno, en la parte sur, en donde se realiza una verdadera tormenta política de renovación y cambio, hay gobiernos de izquierda de diferente tipo. El gobierno de Venezuela es diferente al de Bolivia, el de Bolivia es diferente al de Ecuador, porque son diferentes procesos políticos y diferentes historias. El gobierno de Lula (Luiz Inácio da Silva, presidente de Brasil), el Gobierno de Kirchner (Cristina Fernández) en Argentina es otro tipo de gobierno de izquierda, también en correspondencia con los diferentes países de que se trate.

¿Y qué pasó con los movimientos guerrilleros que buscaban acceder al poder por medio de las armas?

Están inscritos dentro de estos procesos, todos, y algunos, dentro de estos gobiernos. Y, en algunos casos, como en el caso de Venezuela, antiguos jefes guerrilleros son parte de la oposición a Hugo Chávez.

¿Qué tanto ha perdido terreno la derecha política en América Latina?

En realidad los que han perdido en las votaciones son los partidos de derechas. Cuando son derrotados los partidos de derechas, las derechas, que son otra cosa, pierden el control del aparato de gobierno, pero no pierden el poder político del Estado. Pierden el gobierno, pero no el Estado, por eso es que se desata en cada uno de estos países, una lucha interesante entre los gobiernos de izquierda y los estados de derechas.

¿Y eso también se aplica a El Salvador?

Perfectamente, pero estará en dependencia de la clase de gobierno que aquí se establezca. Si aquí se establece un gobierno comprometido con los débiles, con los mínimos, con los pobres; entonces, las derechas clasistas que controlan el Estado le declararán la guerra al gobierno, pero si no es así, no habrá necesidad de esa confrontación entre Estado y gobierno, y perderán los débiles.

¿En qué ha fallado la derecha?

En El Salvador la derecha fue derrotada por su propia política, porque es la política neoliberal la que se ha quebrado a nivel planetario. Y, entonces, la derecha clasista en El Salvador se quedó sin referente político, sin política y con grandes pérdidas económicas por la debacle planetaria. Por eso perdieron las votaciones. Pero no han perdido necesariamente el gobierno, eso es lo que se está debatiendo.

¿Cómo analiza usted la victoria del FMLN con Mauricio Funes?

Lo que unificó a las fuerzas que votaron, fue el interés común de derrotar a ARENA, de sacar a ARENA del gobierno. Aquí apareció muy claro, la gente que votaba por el FMLN y la gente que votaba por Mauricio Funes. Mauricio expresa como demócrata un interés opositor, y un interés demócrata para hacer las cosas de diferente manera. La gente confió en él quizás más que en el partido FMLN, aunque es posible que dentro del partido FMLN haya personas que confían más en el partido que en Mauricio.

¿Y quién debe gobernar, Mauricio Funes ó el FMLN?

El FMLN ganó la votación, pero no ganó el gobierno. El gobierno es del presidente de la república. El gobierno es de Mauricio Funes, y él como presidente de la república puede gobernar o puede mandar. Es deseable que aprenda a gobernar, porque a mandar no se aprende.

¿Considera que la izquierda representada aquí por el FMLN ha llegado para quedarse para siempre en el poder?

Nada es eterno. Lo único eterno es la eternidad. Pero a nosotros nos complica mucho la eternidad. No la entendemos. Nadie ha llegado para quedarse, quizás ni Dios. Por que por lo menos Nietzsche (Friedrich, filósofo alemán), afirmó que Dios había muerto.

¿De qué depende la izquierda para mantenerse en el poder?

La izquierda no ha conquistado el poder, el poder lo tienen las derechas en la medida en que controlan el estado. El FMLN aún no es partido de gobierno. El poder es otra cosa. Se trata de aprender a construir el poder como un tejido, como un tejido social. Y, relacionado el poder político con el Estado, uno tiene que pensar en lo que se llama poder público. Y, el poder público tiene dos caras: la dominación y la concertación. Los partidos políticos que prolongan sus gobiernos son aquellos que aprenden que la competencia es más importante que la dominación, es decir, se trata de gobernar resolviéndole los problemas a la gente, entendiendo a la gente, respetando a la gente, y cumpliendo los compromisos electorales. Eso se llama competencia. La dominación es una cosa natural, es el ejercicio del poder político que te da el Estado. De eso depende y eso no es natural.

¿La corrupción es un elemento nocivo para cualquier gobierno. Considera usted que le FMLN debe atacar este fenómeno?

La corrupción, la violencia y la ilegalidad son los tres aceites supremos en los que se basa el poder político de las derechas. Es una especie de de trilogía santa. El FMLN y sobre todo Mauricio Funes debe aprender la intolerancia con la corrupción. Mauricio debe desterrar toda tolerancia con la corrupción, empezando desde muy cerca de él hasta llegar hasta los más lejos de él. Porque se trata de demostrar que es un nuevo gobierno, y no un gobierno más. Debe demostrar que es diferente a las derechas. En esto se le va la vida al gobierno de Mauricio Funes.

¿Cree usted que se debería enviar un mensaje claro contra la corrupción?

Mauricio Funes no es presidente todavía, apenas es presidente elécto. Una primera señal de qué gobierno se trata la dará el nombramiento del Gabinete. El pueblo debe estar con los ojos bien abiertos, hay que darse cuenta que el pueblo no ha celebrado todavía, lo celebraron los militantes del FMLN, y lo trabajaron muy bien los amigos de Mauricio, que son muy inteligentes, muy ágiles, y muy trabajadores, como debe ser. El pueblo todavía no ha celebrado, porque el pueblo es más inteligente que los militantes. Y el pueblo combina la esperanza con la expectativa; la expectativa con la cautela, y la cautela con la desesperanza.

¿Mucha gente está preocupada en estos momentos por la situación económica que está afectando a la población a nivel mundial?

La gente está preocupada por la situación crítica que se vive desde hace meses en el país. Pero también está preocupada por la desinformación de lo que está ocurriendo en estos momentos, nadie informa de la negociación. El FMLN ha enmudecido y pareciera que no sabe qué es lo que está ocurriendo. Y sin duda Mauricio Funes anda muy ocupado. Eso preocupa al pueblo, que es muy inteligente y sabe que cuando el río suena piedras trae.

¿Qué es lo que no se ha informado?

Lo que no se ha informado es cómo va a ser el nuevo gobierno. Quizás es muy pronto o quizás es muy tarde.

¿Los Estados Unidos siguen siendo un imperio?

Vivimos en el planeta en un período de excepción histórica. Esto se da cuando las reglas de ejercicio de la hegemonía se quiebran, y no hay nuevas reglas. Eso caracteriza la excepción histórica. Es el momento en que el hegemón no puede ejercer la hegemonía. Eso ocurre con el imperio estadounidense. Esto abre para el planeta una serie de ventanas y posibilidades inusuales, pero es siempre un período transitorio.

¿ Ha caído el imperio de los Estados Unidos?

No. Es una excepción histórica donde el hegemón no puede ejercer su hegemonía como tradicionalmente lo ha hecho. Puede venir una caída, así como se están presentando las cosas. Estados Unidos ya no es el número uno, pero aún falta bastante que ver.

¿Qué papel cree que han jugado las guerras de Afganistán e Iraq, en el debilitamiento de la economía global?

En primer lugar, en el debilitamiento de la economía estadounidense. Aunque las guerras funcionan en tiempos de crisis como alicientes para la economía, pero no siempre. En este caso esa era la esperanza, pero funcionaron a la inversa y Estados Unidos está perdiendo ambas guerras.

¿Y ahora cuál es el papel que le toca desarrollar frente a toda está política, frente a todos estos gobiernos que han cambiado de línea política?

Lo primero que tiene que hacer (Barack) Obama es salvar al imperio. Estados Unidos necesita salvarse a sí mismo. Eso le toca en este momento.

¿Y cómo se va a salvar a sí mismo?

Ni ellos lo saben, ni Obama lo sabe. Pero ellos tienen sus dioses. Ojalá que sus dioses lo sepan. Ojalá que no lo sepan.

¿Por qué?

Porque yo no soy de ese imperio.

¿En cuanto a la política de los Estados Unidos, ha fracasado la política de dominación de los países?

El mecanismo de uso de la fuerza nunca falla; ni la fuerza falla. Lo que falla es la sustentación de esa fuerza. En rigor, lo que ha fallado es la manera de resolver el problema de superproducción del capitalismo, en su última etapa de financiación del capital. Eso es lo que ha quebrado. Claro, esto incide en la fuerza, incide en lo militar y Estados Unidos, en este período de excepción histórica, tiene que actuar de otro modo, mientras se recompone. Pero todo depende de todo lo que ocurra en su república, porque en este período hay conflicto entre la república y el imperio. Si se cae el imperio, pues, se cae la república. Estas son dos piezas maestras en que se juega la política imperial de todo imperio. Hay un momento en que no se sabe quién depende de quién, si la república depende del imperio o el imperio de la república. Ese es el dilema de Obama.

¿Qué papel cree que ha jugado la OEA hasta hoy y cuál debe jugar en el futuro?

Bueno, ningún papel me atrevería a decir. La OEA jugará un papel útil, siempre y cuando represente a los Estados miembros, americanos. Y los estados americanos no son los latinoamericanos. Eso de latinoamérica es un invento francés.

¿Lo han invitado a participar en este nuevo gobierno?

No

¿Usted está fuera del FMLN o sigue dentro del FMLN?

No soy militante del FMLN, me refiero al partido FMLN, yo fui dirigente del FMLN, y fundador del partido FMLN, pero no soy del partido FMLN, aunque sigo siendo del FMLN. Y no soy del partido FMLN porque soy del FMLN.


6 comentarios:

SK Mario dijo...

Me acabas de dar la razon de lo q escribi no hace mucho del error de los pescados en los 80s! :p

Anónimo dijo...

OK, Dagoberto,

quiero saber entonces cómo diferenciar lo que es imperio y lo que es la república.

Anónimo dijo...

República = el consejo Jedi y Senadores

Imperios = Dark Vader y la estrella de la muerte

XD

Anónimo dijo...

Dago,

entendido!

carácter! carácter! es lo que hace falta a nosotros de pensamiento de izquierda:

saber HASTA DÓNDE le permito a la derecha opinar o tomarlo en cuenta, porque somos un todo como país, y hasta dónde cumpliré con mi cometido de "izquierda".

Definir bien esa línea es el lema!

Anónimo dijo...

Yo entiendo que lo que dice Dago, si lo queremos poner en contexto del nuevo gobierno, es que mientras la Derecha, no ARENA ni los que votarón por ellos, los que son dueños de los medios de producción, el gran capital, mantengan la economia a su servicio, el poder politico aún no es de Funes y el FMLN, y ese es el problema fundamental por el momento, pues si este capital desea bloquear al gobierno de Funes lo puede hacer, es más ya lo esta haciendo: quitan el subsidio y aumentan los costos de producción y muchas empresas lo transferiran al comprador, otras quebrarán lo que inside en más desempleo, o sea carga social para el nuevo gobierno.
Por eso es que Funes es prudente con el capital, hasta que se construya un poder economico pararelo, la mediana y pequeña empresa y el mismo gobierno, no se puede decir que la izquierda tiene el poder; el problema por ahora es, de donde saldrá el dinero para dinamizar la economía a través de estas empresas y las obras que financeará el gobierno.
La ayuda internacional es la solución; Brasil y cuando se estabilice el gobierono Venezuela.
Pero se requiere paciencia, ¿que opinan?

Anónimo dijo...

Mi querido hermano éste es sólo el comienzo, espera cuando ya no se pueda dar subsidio al transporte y al gas propano, se nos va a venir una tormenta de críticas y manifestaciones en contra del gobierno de Mauricio Funes. A mi criterio el gobierno de arena fue inteligente al crear estos subsidios, ¡cláro qe ayudaron a la economía de muchos ciudadanos aparentemente!;pero lo que sucede con los salvadoreños es que somos muy inconformes y apresurados, el "cambio" que se mensionó en esta campaña política no va a llegar de inmediato y es que la gente cree que desde el momento que Mauricio Funes este en el gobierno todo va a cambiar ¡claro que no es asi!.
Tu tienes mucha razon al decir que el capital mayor lo tienen los millonarios y si ellos quieren cierran sus empresas y no les importa cuanta gente quede en desempleo y a estos empresarios ya no se les puede estar dando privilegios, entonces caemos en el mismo sarten y nos seguiremos friendo en la crisis.
Ni modo vienen momentos dificiles y se aproxima una tormenta mayor a la que hemos soportado sin covija ahora la podemos soportar no importa con la covija mojada.